Agile en tiempos de trabajo remoto

La pandemia de coronavirus hizo que muchos equipos ágiles se vieran obligados a acudir al trabajo remoto. Y si bien la filosofía y la cultura de la agilidad se despliega de modo óptimo cuando los equipos trabajan con estructuras, mesas y procesos ágiles de manera presencial –es decir, con todo el equipo sentado en el mismo espacio de trabajo físico y con posibilidades de conversar cara a cara-, el agile remoto es más común de lo que se piensa. Y esto incluso antes de que el Covid-19 impusiera nuevas dinámicas laborales.

 

Tal como se indica en este artículo que recomendamos leer, en 2016 una encuesta ya había evidenciado que el 60% de las organizaciones que habían implementado agile a escala también usaban equipos remotos. Y en 2019 una investigación encontró que el 78% de los equipos ágiles trabajaban con miembros a distancia.

 

Coronavirus y agile remoto

En una encuesta complementaria de mediados de 2020 se evaluó especialmente el impacto del COVID-19 sobre la adopción de agile y el 55% de los encuestados dijo que su compañía planeaba aumentar el uso de agile en los siguientes 12 a 14 meses, lo que representó un aumento del 13% sobre el estudio original completado tan solo 5 meses atrás. El 43% indicó que su impulso para la adopción de la agilidad había aumentado en los últimos 90 días, e incluso el 15% dijo que había aumentado significativamente. Además el 33% informó que había incrementado la adopción ágil en los últimos 90 días para ayudar a administrar equipos distribuidos.

 

Por otra parte, desde que se establecieron los principios de la agilidad en 2001 ya corrió mucha agua debajo de puente, la transformación digital avanzó a pasos agigantados y además hoy se sabe mucho más sobre la mejor manera de administrar ágilmente equipos remotos, especialmente teniendo en cuenta que las herramientas de colaboración y la videoconferencia lograron grandes avances en los 20 años transcurridos desde que el Manifiesto Ágil recomendara las conversaciones «cara a cara».

 

De hecho ya en 2009 un artículo concluyó que «los equipos dispersos en realidad pueden superar a los grupos presenciales si se administran de manera específica».

 

Mejores prácticas para el agile remoto

Ahora bien, como bien se explica en esta nota, para que el trabajo de los equipos ágiles remotos resulte exitoso, hay que prestar atención a una serie de pautas y evitar ciertas malas prácticas que ya probaron resultar conflictivas.

 

En principio cabe indicar que el tipo de enfoque de agile remoto con mayor probabilidad de éxito es aquel en el que cada miembro del equipo se encuentra trabajando a distancia en una ubicación diferente (modelo conocido como el tipo C). Ahora bien, claramente cuando los miembros del equipo están en zonas horarias muy alejadas y tienen diferencias de tiempo de más de 4 horas, no importa cuán buenas sean las herramientas de colaboración y conferencia, tendrán menos tiempo para hablar entre sí durante las horas normales de trabajo. Y esto traerá inconvenientes. Pero este no suele ser el caso de los equipos que tuvieron que pasarse al trabajo remoto en virtud de la pandemia de COVID-19: por el contrario, lo más probable es que todos los miembros trabajen desde su casa en la misma ciudad donde se ubica tanto la oficina como los otros integrantes del equipo.

 

Por otra parte otro escollo que podría presentarse en el agile remoto es que algunos miembros del equipo pudieran comunicarse cara a cara, y otros no; y que a causa a ello los trabajadores 100% remotos pudieran sentirse aislados y desconectados. Pero con una situación como la actual, en la que todos los integrantes trabajan desde su casa debido al aislamiento generado por el coronavirus, esta desigualdad tampoco ocurre.

 

Existe mucha experiencia y registros de equipos que utilizaron con éxito la metodología ágil remota con un esquema en el que todos trabajan desde sus casas. Por ejemplo en la Remote Forever Summit de 2019 se dieron a conocer varios casos y ejemplos que vale la pena revisar.

 

Para profundizar en este tema sugerimos leer esta nota.

 

¿En su empresa recurrieron al agile remoto a raíz de las limitaciones impuestas por la pandemia de coronavirus? 



Deja un comentario