Cómo construir una cultura de agilidad sustentable

Los esfuerzos por implantar una cultura de agilidad en las organizaciones suelen enfrentarse con una serie de desafíos comunes que conviene tener muy en cuenta. Tal como se explica en este artículo, no hacerlo puede poner en riesgo la transformación integral, o hacer que no se consigan los beneficios esperados.

En primer lugar es necesario que los líderes apoyen y protejan los valores ágiles. Que sean los portavoces del cambio, empoderen a sus equipos y los respalden en sus esfuerzos. Esto incluye orientarlos para que dejen de mirar las amenazas tan negativamente y en cambio las observen como oportunidades para crecer: que puedan ver aquello que pueden hacer de manera diferente, y cómo puede cambiar la organización; no solo para desafiar la amenaza, sino para evitarla y evolucionar.

Una investigación corroboró el rol clave de los referentes de la alta dirección en la adopción de la agilidad en toda la empresa: el 35% de los encuestados dijo que el CEO era responsable de la agilidad organizacional, y el 87% lo vio como el mayor defensor de la misma. Los líderes también deben capacitar a las personas y prepararlas para la evolución desde una mentalidad individual a otra de trabajo en equipo y colaboración. Hay que tener en cuenta que la demanda de educación en torno a la agilidad sigue siendo fuerte: en el estudio mencionado el 58% dijo que necesitaba aprender más sobre la agilidad. Además los líderes deben ayudar a definir objetivos compartidos.

Alentar la autoorganización

Un segundo desafío importante es alentar a los equipos y partes interesadas a autoorganizarse, de modo tal que todos a lo largo de la cadena puedan  tomar decisiones que apliquen a su rol y a los procesos que manejan, sin temor a ser cuestionados. Este empoderamiento ayuda a que la gente se comprometa y encuentre más placer en su   trabajo.

La organización jerárquica no tiene que desaparecer necesariamente: lo importante es aprender a apoyar el entorno ágil. De hecho la investigación antes señalada encontró que muchas organizaciones eliminan la jerarquía con la esperanza de aumentar la agilidad: el 44% introdujo una estructura más plana para ser más ágiles. Pero en realidad la clave no pasa simplemente por mover cuadros en los organigramas, sino por “crear la dinámica adecuada para que los equipos iteren rápidamente”.

Foco en el valor

Un tercer desafío es administrar la propia cartera en base a resultados, y no solo en base a productos. Es decir: la gestión tiene que medir no solamente cuánto se entrega, sino cuál es el valor de eso que se entrega. Poner el foco en la mejora del valor ayudará a que las organizaciones se vuelven más ágiles.

También es importante eliminar las fuentes de desperdicio y retraso de manera sistemática. En tal sentido un camino posible es reducir las dependencias entre equipos, ya que éstas suelen conspirar contra las capacidades de entrega.

Bendita retroalimentación

Por último es conveniente medir y mejorar el valor entregado con retroalimentación frecuente. La supervisión continua y la adaptación de cómo se realiza el trabajo (y qué trabajo se realiza), está en el corazón de agile. No se trata solo de ser veloz, sino de mejorar lo que se entrega.

El cambio hacia la agilidad es apasionante pero no está exento de desafíos y de “palos en la rueda”. Muchos de ellos tienen que ver con la propia cultura y la estructura organizacional de la empresa, y también con resistencias de la propia gente. Abordar estos desafíos con plena consciencia de su importancia -y antes incluso de optar por cualquiera de los frameworks que proponen procedimientos para avanzar hacia la agilidad, como Scrum, Kanban, OKR, etc.-, hará que la transformación se haga realmente viable y que sus ventajas lleguen a observarse en toda su dimensión.

Para conocer más sobre los desafíos que surgen al abordar la transformación hacia la agilidad, lo invitamos a disfrutar de este artículo.

 

¿Detectaron algún otro desafío importante en su organización en su cambio hacia el paradigma agile? ¡Nos gustaría que lo relate aquí!



Deja un comentario