Cómo ganar agilidad en Recursos Humanos

En otro artículo publicado hace unos días repasamos el proceso por el cual la agilidad se extendió desde las áreas de desarrollo de software y TI a otros sectores de las organizaciones, acompañando en muchos casos los procesos de transformación digital. Este proceso también está extendiéndose a los departamentos de Recursos Humanos, que esperan capturar beneficios para su propia función, “como una mejor alineación con las prioridades de la organización y con los cambios rápidos, así como un soporte más relevante y optimizado”.

En una investigación realizada entre líderes de áreas de RR.HH. el 27% informó que estaban haciendo cambios en los modelos operativos de su sector para ser más ágiles. “Pero si bien existe un consenso cada vez mayor entre estos referentes de que sus departamentos deberían ser más ágiles, también existe una incertidumbre general sobre cómo aplicar eficazmente la cultura y los principios agile para repensar la estructura de RR.HH.”, se lee en el reporte que sintetiza los resultados. De hecho el estudio también encontró que el 78% de los líderes no tiene una estrategia definida ni resultados para guiar la aplicación de la agilidad en las áreas de recursos humanos.

 

Desafíos y propuestas para la agilidad en Recursos Humanos

Los sectores de RR.HH. se enfrentan con una presión creciente para incrementar la productividad de los empleados, mejorar su experiencia y ejecutar las políticas adecuadas para ellos, en un contexto donde además se les pide reducir costos. En tal marco la aplicación de los principios de la agilidad puede ayudarles a concretar el rediseño de los modelos operativos que necesitan para responder a tales demandas. Pero el gran tema es, ¿cómo hacer para cambiar la forma en que ejecutan la función?

Para avanzar por este camino en el informe que estamos repasando se proponen tres factores de éxito (que en realidad traducen otros tantos principios ágiles):

 

  1. Crear un espacio para que los pensadores estratégicos resuelvan los problemas del personal: las estructuras y procesos organizativos tradicionales de RR.HH. (que por cierto suelen ser poco ágiles) a menudo generan silos en los principales flujos de trabajo, poca visibilidad sobre los desafíos que tienen en común los diferentes equipos y dificultades para priorizar el trabajo estratégico y transaccional. En realidad los líderes quieren dedicar más tiempo al trabajo estratégico, pero el modelo operativo y los procesos actuales no lo permiten. Para aplicar con éxito los valores ágiles deben brindar a los pensadores estratégicos el espacio y las herramientas necesarias para resolver los problemas de alto impacto de los empleados.
  2. Implementar un modelo de RR.HH. proactivo y sensible a las necesidades del personal: un modelo operativo ágil de RR.HH. debe medir continuamente los cambios en las necesidades del personal para identificar dónde puede tener el impacto más estratégico. Sin embargo el estudio que estamos desglosando evidenció que solo el 29% de los empleados está de acuerdo en que RR.HH. comprende sus necesidades y expectativas. Por lo tanto los líderes deben repensar sus estructuras para permitir que sus equipos identifiquen los cambios en las necesidades del personal.
  3.  Gestionar el trabajo como una cartera de inversiones, y no como una agenda establecida: en la investigación solo un tercio de los líderes de recursos humanos dijo que los proyectos se pausaban o detenían si ya no se consideraban estratégicos o valiosos, y apenas el 34% indicó que los recursos se reasignaban cuando no había suficiente apoyo para que los empleados aborden el trabajo prioritario. Ante tal contexto, la recomendación es gestionar los procesos de trabajo como una cartera de inversiones en evolución. Para ello “los líderes deben ser más flexibles y reevaluar las prioridades de manera regular para garantizar que los proyectos de mayor prioridad reciban la mayor inversión”.

En el reporte que estamos compartiendo se concluye que “la incorporación de un enfoque ágil permite a los líderes de RR.HH. garantizar que sus funciones aportarán valor e impulsarán los resultados. Además ayuda al sector a  mantenerse al día con las transformaciones ágiles que se producen en el resto del negocio”.



Deja un comentario