Mentalidad digital: clave en la próxima normalidad

A pesar de que en muchas partes del planeta aún estamos lidiando con la pandemia y sus desgarradores efectos, la era post-coronavirus ya comenzó. Algunas organizaciones se adaptaron velozmente, incluso viendo un aumento en la productividad, mientras que otras tuvieron problemas. Las estimaciones indican que antes del Covid-19 solo el 22% de las compañías  estaban preparadas para el trabajo remoto masivo. Sin embargo, con el inicio de la pandemia el 37% de las organizaciones implementó políticas obligatorias de trabajo desde casa en toda la empresa, estuvieran listas o no. Además, el 17% creó políticas de trabajo desde casa específicas para cada departamento. E incluso varias organizaciones grandes anunciaron que trabajar desde casa se convirtió en su “nueva normalidad”.

 

En este artículo que invitamos a leer se argumenta que lo que hizo que algunas organizaciones se adaptaran mejor no fue que tuvieran un plan de fuerza laboral digital remota antes de la pandemia. Las que lograron adaptarse y replantear su enfoque para apoyar digitalmente a su fuerza laboral, a escala, de inmediato, fueron “las organizaciones que ya tenían una mentalidad digital en su cultura. Y las que tenían las herramientas necesarias para enviar a sus trabajadores de inmediato a casa y aún así ver cómo la productividad se disparaba. Esas organizaciones son las que se tomaron en serio la transformación digital y ya habían implementado SaaS y la Nube en todas sus organizaciones”.

 

Habilitadores centrales

No obstante, esas organizaciones no son la mayoría. Según el autor de esta nota todavía hay muchas compañías que necesitan reinventar su estrategia digital e implementar rápidamente cuatro habilitadores clave para fomentar la agilidad de la fuerza laboral. Esos habilitadores son los siguientes:

 

  • Centrarse en una fuerza laboral con destreza digital: las empresas deben hacer de la destreza digital una prioridad de la C-suite para eliminar la brecha creada por la digitalización.
  • Recapacitación y perfeccionamiento: un estudio de hace unos años evidenciaba que 60% de los empleados necesitaría volver a capacitarse y actualizarse en algún momento. La próxima normalidad ofrece una gran oportunidad para que las empresas inviertan en la actualización de habilidades y a la larga creen una fuerza laboral más ágil.
  • El servicio sin contacto es la clave de la productividad: las organizaciones pueden respaldar un entorno de trabajo más productivo al facilitar que los empleados accedan a las herramientas y la información que necesitan para completar su trabajo.
  • La visibilidad de los procesos comerciales multiplataforma conducirá a la eficiencia: las empresas necesitan esa visibilidad para crear una fuerza laboral basada en la agilidad y capaz de manejar estructuras, mesas y procesos ágiles; esto les permitirá ver dónde encuentran trabas sus empleados, y optimizar su trabajo dondequiera que estén.

 

Implementar una mentalidad digital primero, y habilitar una fuerza laboral ágil después, es una necesidad para prosperar en la próxima normalidad. Para profundizar en estos argumentos, puede leer esta nota.

 

¿En su compañía están capacitando a su personal para que adopte los principios y las prácticas de la agilidad?



Deja un comentario